Poder Notarial

¿Por qué no ha habido una reforma a los notarios en nuestro país?

Ir al buscador de notariosApóyanos

Notarios, Conservadores y Archiveros hay en Chile.

Son familiares de otros notarios o ex notarios.

Están emparentados con algún juez o funcionario del Poder Judicial.

Tienen una relación familiar con algún actual o ex parlamentario.

 Qué pasa

 

Nuestro sistema notarial ha permanecido casi sin modificaciones desde que la dictadura militar introdujera la última gran reforma, en 1982. Desde entonces, las limitaciones en el acceso a estos cargos, que generan verdaderos monopolios locales, la ausencia a incentivos en la innovación tecnológica y la percepción ciudadana de que un gran número de trámites requiere aprobación notarial a un costo excesivamente alto, usualmente mayor al fijado por la Ley, ha motivado intentos sucesivos de reformas. El primer intento es del año 2007, con el primer gobierno de Michelle Bachelet. Ese mismo año la ex Presidenta envió el proyecto de Ley que Modifica el Sistema de Conservadores y Notarios, como parte del paquete de medidas Chile Emprende Contigo. Dicho proyecto buscaba que los notarios fueran fiscalizados por una Superintendencia, establecer mecanismos más competitivos en la generación de cargos y actualizaciones tecnológicas para la realización de trámites, entre otras. Sin embargo, en el año 2008 el proyecto quedó congelado en el Congreso por falta de viabilidad política.

Luego, en diciembre del 2012, el primer gobierno de Sebastián Piñera presentó otro proyecto de ley que también buscaba modificar el sistema notarial. Entre los puntos claves se encontraba una modificación del régimen de nombramientos de notarios y de las mismas funciones notariales. Sin embargo, la iniciativa no pudo llegar a puerto por trabas de los mismos parlamentarios, quedando estancada en el Congreso.

En julio de 2013 se vuelve a presentar otro proyecto de reforma al sistema notarial, el cual buscaba modernizar y fortalecer su funcionamiento, además de darle una mayor importancia a su fiscalización. De hecho, el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) iba a ser el encargado de controlar este mercado. A pesar de los constantes intentos por parte del ejecutivo, el intenso lobby de los círculos de poder del sistema notarial no permitió su avance en el Congreso.

Durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018), los avances en las reformas no fueron significativas, a pesar de que en su programa de gobierno figuraba una actualización del sistema notarial, el cual era considerado anacrónico en su institucionalidad y que llamaba al lucro personal. Bachelet plateaba darle un carácter real de servicio público, junto con mayores estándares de transparencia, pero estas iniciativas no fueron presentadas al Congreso.

Hoy en día, existe una reforma presentada por el actual gobierno de Sebastián Piñera, la cual integra sus reformas del 2012 y 2013. Esta iniciativa, presentada en septiembre del 2018, fue aprobada recién por la Cámara en enero del 2020 con 132 votos a favor. Este es un hecho histórico porque es la primera vez que un proyecto de estas características pasa al Senado. Desde entonces, el proyecto permanece estancado en la Comisión de Constitución del Senado, con 21 urgencias presentadas y sin avances. Entre los puntos centrales de este nuevo proyecto se encuentran: mayores estándares de transparencia, aumento de la competencia, disminución de los niveles de discrecionalidad de los nombramientos, incorporación de nuevas tecnologías a los trámites, agilidad en los tiempos de espera y la disminución de costos en los servicios prestados.

Muchos de estos puntos también fueron estudiados por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en julio del 2018 en su informe sobre el sistema de los notarios. Entre las principales conclusiones de la FNE se encuentran que hay 17 servicios que concentran el 90% de la demanda notarial, que los trámites a realizar son extremadamente largos para la ciudadanía, que existen diferencias importantes en la calidad del servicio entre las notarías con mayor competencia, que los aranceles del cobro de trámites no son cumplidos y las ganancias, en promedio, de los notarios son de 14 millones de pesos mensuales, perteneciendo al 0,5% más rico de Chile.

 “Ganan demasiado y no me parece lógico, porque un notario gana más que el presidente de la Corte Suprema o que el presidente de la República, ¿tiene lógica? Ninguna”. Miguel Bauzá, ex notario (Diario El Día 19/08/2018).

Frente a esto, la FNE propuso tres recomendaciones: La primera de ellas es una revisión de las funciones notariales, la que involucra una inspección de los trámites notariales y de las funciones de los notarios. El segundo punto aborda una reforma estructural al sistema, la cual busca mejorar las condiciones del mercado notarial. Por último, se encuentra un paquete de reformas para un periodo de adecuación.

El ex Fiscal Nacional Económico Felipe Irarrázaval, señaló luego de terminado el Informe Final que: “Al término de este estudio, estamos convencidos de que el sistema notarial requiere una reforma profunda y estructural y no un simple maquillaje, debido al impacto que tiene la actividad de los notarios en la productividad y competitividad del país” (FNE 31/07/2018).

 Ante esto, nos propusimos crear una base de datos en la que se mostraran los lazos familiares que presentan notarios, conservadores y archiveros con el mismo círculo notarial, el Poder Judicial en general, el Congreso y otros órganos del Estado, tales como: ministerios, subsecretarías, municipios, etc. Cuando hablamos de lazos familiares nos referimos a padres, madres, hermanos, hijos, matrimonios, cuñados, tíos, yernos, nueras, etc. Para este proyecto, cotejamos los datos encontrados con fuentes abiertas del Poder Judicial, el Congreso, entre otras.

Los resultados encontrados son bastante sorprendentes. De lo datos recabados, pudimos dar cuenta que hoy en día existen 395 notarios, conservadores y archiveros en Chile. De ese total el 51% de los notarios, conservadores y archiveros (o 201 personas) tienen algún tipo de lazo familiar con un funcionario o ex funcionario del Estado.

 

La familia notarial en el Poder Judicial

 

Al momento de desglosar los datos sobre los lugares en donde cumplen o cumplieron sus funciones la familia notarial nos encontramos con las siguientes particularidades: en la actualidad hay 103 notarios, conservadores y archiveros que son familiares de notarios, ex notarios, conservadores, ex conservadores, archiveros o ex archiveros, es decir, el 26% de todo el conglomerado.

78 notarios (20%) están emparentados con algún juez o funcionario del poder judicial. De estos, hay 27 notarios, conservadores y archiveros con una relación directa con ministros o ex ministros de Cortes de Apelaciones y Corte Suprema, es decir, el 7% de la familia notarial. Por último, hay siete notarios que son familiares de jueces o ex jueces de policía local. Estos cargos no son propios del Poder Judicial, pero su vigilancia y dependencia es llevada a cabo por las Cortes de Apelaciones de Chile.

Este dato es conocido y manejado dentro del Poder Judicial. De hecho, múltiples autoridades se han referido al respecto. “Todos estamos emparentados. De hecho, muchos notarios tienen hijos o hijas de ministros trabajando en esos lugares. No nos vamos a ver la suerte entre gitanos, eso siempre ha sido así. Pero también hay hijos de políticos. Así que ahí está la respuesta de por qué el sistema no se va a reformar nunca”, Ministro de la Corte Suprema (La Tercera 12-09-2020). “Es cosa de revisar algunos currículum de algunos notarios o conservadores para darse cuenta de que no tienen otro mérito de ser hijo de”, Carlos Aránguiz, ministro de la Corte Suprema (Reportajes Bio-Bio, 16/08/2017).

A modo de ejemplo podemos mencionar al notario de Osorno, José Dolmestch Urra. Su hermano es Hugo Dolmestch Urra, ex presidente de la Corte Suprema (2016-2018). La hija de Hugo Dolmestch y sobrina de José, Valentina Dolmestch Ulloa, trabaja para el Consejo de Defensa del Estado como “abogado litigante nivel central”. El esposo de Valentina, Juan Pablo Vicuña Melo, también trabaja para el Consejo de Defensa del Estado como “abogado litigante de nivel general”. Un hermano de Juan Pablo Vicuña Melo, Claudio Vicuña Melo, es Juez de primera instancia en Valdivia.

Otro sobrino de José Dolmestch es Carlos Aguayo Dolmestch quien se desempeña como Juez de primera instancia en Concepción. Además, su hermana, Claudia Aguayo Dolmestch trabaja como jueza en el Poder Judicial. Su primo, Nider Orrego Dolmestch se desempeña como fiscal del Ministerio Público.

Por último, Roberto Navarro Dolmestch, sobrino también de José, trabajó por más de nueve años en el Ministerio Público como abogado asesor. 

Otro caso es el de los hermanos Martínez Loaiza. Pablo es el actual notario de Valparaíso y René es el actual notario y conservador de Melipilla. Junto con esto, el patriarca de este clan, René Martínez Miranda, es ex notario de Ñuñoa. Lo mismo sucede con la familia Osnovikoff Romero, ya que, tanto Boris como Jorge son conservadores en San Antonio y San Fernando respectivamente, siendo su padre, Emilio Osnovikoff Pizarenko, ex notario de La Unión.

Los lazos notariales en el Congreso

A nivel del Congreso, existen múltiples lazos entre notarios y parlamentarios. Quizás el más llamativo es el del senador Francisco Huenchumilla (senador Demócrata Cristiano), casado con María Antonieta Suárez Castro (notario, conservador y archivero de Lautaro).  El mencionado senador, es miembro de la Comisión de Constitución del Senado, y fue su presidente hasta marzo de 2019, y en esa comisión se encuentra detenida en la actualidad el proyecto de reforma a notarios enviado por el actual gobierno, pese a tener 21 urgencias.

Otros casos destacables son los parlamentarios que han cambiado de oficio, dejando el Congreso para comenzar a trabajar como notarios. Como Martita Worner Tapia, la cual fue ex diputada por el Partido por la Democracia y actualmente es notaria en Ancud. El otro caso es el del actual conservador y archivero de Villarrica, José Peña Meza, quien fue diputado por el Partido Radical en la región de la Araucanía.

El caso del senador Huenchumilla, sin embargo, no es único. Hay 23 notarios, conservadores y archiveros que tiene una relación familiar con algún senador, ex senador, diputado o ex diputado.

Dentro de los notarios, conservadores y archiveros vinculados familiarmente con parlamentarios en ejercicio se encuentran: Tomás Jarpa Concha (conservador y archivero de Copiapó) es hijo de Carlos Jarpa Wevar (diputado, independiente), Francisco Leiva Carvajal (notario de Santiago) es hermano de Raúl Leiva Carvajal (diputado, Partido Socialista). El notario, conservador y archivero de Quirihue, Raúl Leiva Uribe-Echeverría también está relacionado con el diputado Leiva, ya que este último es su sobrino.

Siguiendo con la familia notarial en el Congreso, Francisco Varas Fernández (notario de Santiago) está casado con Cristina Girardi Lavín (diputada, Partido por la Democracia). Así, el cuñado de Varas Fernández sería Guido Girardi Lavín (senador, Partido por la Democracia). Pamela Quinteros López (notario, conservador y archivero de Maullín) es hija de Rabindranath Quinteros Lara (senador, Partido Socialista), Lidia Chahuán Issa (notario de Calera) es la madre de Francisco Chahuán Chahuán (senador, Partido Renovación Nacional), Juan Eugenio del Real Armas (notario de Ñuñoa) es el padre de Catalina del Real Mihovilovic (diputada, Partido Renovación Nacional) y de Maximiliano del Real (concejal en Vitacura), Fernando Peñafiel Salas (conservador y archivero de Ovalle) es cuñado de Jorge Pizarro Soto (senador Partido Demócrata Cristiano) y Pedro Sada Azar (notario de Santiago) es consuegro de Carlos Montes Cisternas (senador, Partido Socialista).

Los notarios, conservadores y archiveros relacionados con ex parlamentarios son: René León Manieu (notario de Curicó) es hijo de René León Echaíz (ex diputado, Partido Liberal), Juan Antonio Loyola Opazo (notario de Temuco) es hijo de Gustavo Loyola Vásquez (ex diputado, Partido Conservador), Marcela Medina Ricci (notario de San Ramón) está casada con Armando Arancibia Calderón (ex diputado, Partido Socialista), Soledad Pérez Vega (notario, conservador y archivero de Peralillo) es hija de Aníbal Pérez Lobos (ex diputado, Partido por la Democracia), María Carolina Vilches Guggiana (notario, conservador y archivero de Chañaral) es hija de Carlos Alfredo Vilches Guzmán (ex diputado, Partido Unión Demócrata Independiente), Guacolda Aedo Ormeño (conservador de Chiguayante) es hermana de René Aedo Ormeño (ex diputado, Partido Renovación Nacional), Mauricio Bertolino Rendic (notario de Huechuraba) es hermano de Mario Bertolino Rendic (ex diputado, Partido Renovación Nacional), María Soledad Lascar Merino (notario Santiago) está casada con Víctor Rebolledo González (ex diputado, Partido por la Democracia),  Francisco Varas Fernández (notario de Santiago) es yerno Guido Girardi Briere (ex diputado, Partido por la Democracia), Marta Rivas Shulz (notario, conservador y archivero de Los Andes) es tía Gaspar Rivas Sánchez (ex diputado, independiente), Tomás Jarpa Concha (conservador y archivero de Copiapó) es nieto de Abel Jarpa Vallejos (ex diputado, Partido Radical), Ana María Letelier Peres (conservador y archivero de Viña del Mar) es hija de Carlos Letelier Bobadilla (ex senador designado), Pedro Parra Ahumada (notario de Peñalolén) es hijo de Cesar Parra Muñoz (ex senador designado) y Héctor Sepúlveda Quintana (conservador de San Pedro de la Paz) es sobrino de Julio Sepúlveda Rondanelli (ex diputado, Partido Radical).

Así, con lo datos recopilados, se podría dilucidar que, tal como dijo el ministro de Justicia, Hernán Larraín a Radio Pauta el 29 de mayo del presente año, el sistema notarial que existe hoy en día en nuestro país no está hecho para los ciudadanos, sino que para los mismos notarios.

Las limitaciones al número de notarios o al lugar geográfico para hacer un trámite, no tienen mayor justificación técnica o legal. Son barreras de entrada para nuevos actores en el mercado, que generan falta de competencia, estimulando mayores ingresos de los notarios producto de rentas monopólicas. Todas estas restricciones son defendidas por la asociación de notarios, que, en la práctica, ejerciendo lobby en una extensa red judicial y política, actúa como una especie de cartel, cuyos acuerdos se enmarcan en lo que podríamos llamar colusión.

Senador Huenchumilla, casado con una notaria, es parte de la Comisión donde está estancada la reforma

El senador está casado con María Antonieta Suárez , notario de Lautaro, y es miembro de la Comisión de Constitución del Senado, de la que fue presidente hasta marzo de 2019. En esa comisión se encuentra detenida en la actualidad el proyecto de reforma a notarios pese a tener 21 urgencias.

El Senador era presidente de la Comisión cuando ingresó el proyecto que moderniza la Firma Electrónica Avanzada, proyecto que también afecta a los trámites notariales. Actualmente dicho proyecto también se encuentra estancado en la Comisión pese a tener 15 urgencias de discusión inmediata.

Busca a un notario y ve sus redes

 

Hemos dispuesto este buscador donde están los datos de los notarios, conservadores y archiveros y sus lazos familiares. Puede buscar a los notarios por nombre o apellido, así como también por localidad/comuna, o buscar también por sus parientes y sus cargos, como por ejemplo, diputado o senador.

Notarios vitalicios

Según cifras del gobierno del año 2018, de los 396 notarios, archiveros y conservadores, 165 que no poseían el tope de edad para ejercer sus funciones, es decir, el 41% iban a ejercer sus funciones de forma vitalicia. De ellos, 91 eran notarios, 14 eran conservadores, 32 tenían el cargo mixto de conservadores y archiveros, y 26 eran a la vez notario y conservador o archivero.

Actualmente la edad promedio de los notarios es de 61 años, siendo el más joven el notario de Tal-Tal con 32 años y el de mayor edad un notario de La Serena con 94 años. 

¿Por qué no todos son vitalicios? El 31 de mayo de 1995 se hizo una modificación a la Ley N° 19.390, eliminando toda discriminación arbitraria en la cesación por edad de los cargos judiciales y se estableció que el tope era hasta los 75 años.

La transparencia reduce la corrupción y ayuda a promover instituciones más sólidas y democráticas.

Ayúdanos a empoderar a los chilenos generando más transparencia en el Estado.

Contáctanos

+56 22 8977242

pnotarial@americatransparente.org

    Share This